jueves, 20 de noviembre de 2014

"Dios no está muerto" (Martin Luther King Jr. VS el ateísmo)

Dios no está muerto
palabras de Martin Luther King Jr.
extraídas de dos de sus discursos

1. Extracto de su discurso Las tres dimensiones de una vida completa" (1967):
"...Saben, mucha gente es hábil en la horizontalidad de la vida, y son hábiles en la anchura de la vida, pero hasta allí se detienen. Ahora bien, si la vida ha ser completa, debemos ir más allá de nuestro interés propio. Debemos movernos más allá de la humanidad e ir a un camino más arriba del Dios del universo, cuyo propósito nunca cambia.

Hoy día mucha gente ha desatendido esta dimensión de la vida, y, saben, lo interesante es que mucha gente la descuida y ni si quiera saben que la están descuidando. Tan sólo se enredan en otras cosas. Y, saben, hay dos tipo de ateísmo. El ateísmo es la teoría de que no hay Dios. Ahora, un tipo es de clase teórica, donde alguien sólo se sienta y empieza a pensar sobre ello, y llegan a una conclusión de que no hay Dios. El otro tipó es un ateísmo práctico, y ese ocurre cuando se vive como si no hubiera Dios. Y saben, hay muchas personas que afirman la existencia de Dios con sus labios, y la niegan con sus vidas.


Ustedes han visto a esas personas que tienen una presión arterial alta de credos y una anemia de obras. Niegan la existencia de Dios con sus vidas y sólo se dedican muchísimo a otras cosas. Se dedican tanto en tratar de conseguir una gran cuenta bancaria; se dedican tanto en tratar de conseguir una hermosa casa que todos quisieran tener; se dedican tanto en conseguir un coche hermoso, que de manera inconsciente simplemente se olvidan de Dios. Hay quienes se dedican tanto a mirar las luces artificiales de la ciudad, que inconscientemente se olvidan de levantar la vista y mirar a la gran luz cósmica y pensar en ella: cómo se levanta en el horizonte del este cada mañana y cómo se mueve a través del cielo en una especie de sinfonía en movimiento y cómo pinta su variedad de colores a través de la azul, una luz que el hombre nunca podría hacer.


Se dedican tanto en mirar los  altísimos edificios del Loop de Chicago o al Empire State Building de Nueva York, que inconscientemente se olvidan de pensar en las gigantescas montañas que besan el cielo como si fueran a bañar a sus picos en el azul sublime, algo que el hombre nunca podría hacer. Llegan a estar tan ocupados pensando en el radar y en sus televisores, que inconscientemente se olvidan de pensar en las estrellas que engalanan los cielos como balanceando los faroles de la eternidad, esas estrellas que parecen ser brillantes broches plateados pegados en el magnífico acerico azul. Se dedican tanto a pensar sobre el progreso del hombre, que se olvidan de pensar en la necesidad de la influencia de Dios en la historia. Terminan teniendo días y días sin saber que Dios no está con ellos.

Y estoy aquí para decirles el día de hoy que necesitamos a Dios. El hombre moderno puede conocer mucho, pero su conocimiento no elimina a Dios. Y les digo esta mañana que Dios está aquí para quedarse. Algunos cuantos teólogos están tratando de decir que Dios está muerto. Y he estado preguntando acerca de ello porque me perturba oír que Dios murió y que no tuve la oportunidad de asistir al funeral. Ellos no han sido capaces todavía de decirme la fecha de su muerte. Ellos no han sido capaces de decirme aún qué forense lo declaró muerto. Ellos no han sido capaces de decirme todavía dónde está enterrado.


Saben, cuando pienso en Dios, conozco Su nombre. En algún lugar él dijo, allá en el Antiguo Testamento: "Quiero que vayas, Moisés, y les digas que «Yo Soy» te ha enviado." Lo dijo justamente para que quedara claro, les hizo saber: "mi apellido es el mismo que mi primer nombre, «Yo Soy el que Yo Soy». Déjalo claro. «Yo Soy»."  Y Dios es el único ser en el universo que puede decir «Yo Soy» y poner un punto tras él. Cada uno de los que estamos sentados aquí tendría que decir: "Yo soy gracias a mis padres, yo soy gracias a ciertas condiciones ambientales; yo soy debido a ciertas circunstancias hereditarias; yo soy gracias a Dios." Pero Dios es el único ser que sólo puede decir: «Yo Soy» y parar ahí mismo. «Yo Soy el que Yo Soy» Y Él está aquí para permanecer. ¡Que nadie nos haga sentir que no necesitamos a Dios!


A medida en que voy llegando a mi conclusión esta mañana, quiero decirles que deberíamos buscar a Él. Fuimos hechos para Dios, y no tendremos descanso hasta que encontremos descanso en Él. Y les digo esta mañana que ésta es la fe personal que me ha hecho seguir adelante. No estoy preocupado por el futuro. Saben, incluso en esta cuestión racial, no estoy preocupado. Yo estaba allá en Alabama, el otro día, y me puse a pensar en el estado de Alabama, en donde trabajamos tan duro y pudimos seguir eligiendo a los [gobernadores] Wallace. Y allá en mi estado natal de Georgia, tenemos otro gobernador enfermo con el nombre de Lester Maddox. Y todas estas cosas podrían llegar a confundirte, pero no me preocupan. Porque el Dios al que yo adoro es un Dios que tiene una manera de decirles, incluso a los reyes e incluso a los gobernadores: "Estad quietos, y sabed que yo soy Dios." Y Dios no ha entregado este universo a Lester Maddox y Lurleen Wallace. En algún lugar leí: "Del SEÑOR es la tierra y su plenitud", y sigo adelante porque tengo fe en Él. No sé lo que depara el futuro, pero sí sé quien depara el futuro.  Y si Él nos guíará y sostendrá nuestra mano, seguiremos dentro.

Recuerdo allá en Montgomery, Alabama, una experiencia que me gustaría compartir con ustedes. Cuando estábamos en medio del boicot a los autobuses, teníamos una maravillosa ancianita que de cariño llamamos Hermana Pollard. Ella era una señora maravillosa de unos setenta y dos años y todavía estaba trabajando a esa edad. Durante el boicot iba a caminar todos los días al trabajo y de regreso. Era alguien a quien una persona se detuvo un día y le dijo, "¿No quiere un ride?" Y ella dijo: "No." Y entonces el conductor siguió y luego se detuvo y pensó, y retrocedió un poco y dijo: "¡Vaya!, ¿no está cansada?" Ella dijo: "Sí, mi pies están cansados, pero mi alma está descansada." 


Era una dama extraordinariaY recuerdo una ocasión en que yo había pasado por una semana muy difícil. Habían llegado amenazas telefónicas todo el día y toda la noche anterior, y yo estaba empezando a flaquear y a debilitarme por dentro y a perder valor. Y nunca olvidaré que fui a la asamblea aquella noche de lunes de una manera muy desanimada y un poco temeroso, preguntándome si ganaríamos la batalla. Y me levanté para hablar esa noche, pero no lo hice con fuerza y poder.


La Hermana Pollard se acercó a mí después de la reunión y me dijo, "Hijo, ¿qué te pasa?"; me dijo: "No hablaste tan fuerte esta noche" Y yo dije: "No pasa nada, Hermana Pollard, estoy bien." Ella me dijo: "No puedes engañarme, algo te pasa." Y luego pasó a decirme: "¿Será que los chicos blancos te están haciendo algo que no te gusta?"


Yo dije "Todo estará bien hermana." Y ella dijo finalmente: "Acércate a mí, y déjame decirte algo más, y quiero que esta vez lo escuches." Me dijo, "Ya te he dicho que estamos contigo durante todo el camino, pero incluso cuando no estemos contigo, el Señor está contigo."


Y he visto muchas cosas desde ese día. He tenido muchas experiencias desde aquella noche en Montgomery, Alabama. Desde entonces, la Hermana Pollard murió. Desde entonces, he estado en más de dieciocho cárceles. Desde entonces, he estado cerca de la muerte de forma peligrosa en las manos de una mujer demente negra. Desde entonces he visto mi casa explotada con bombas tres veces. Desde entonces, he tenido que vivir cada día bajo la amenaza de muerte. Desde entonces, he tenido muchas noches frustrantes y desconcertantes. Pero una y otra vez, todavía escucho a las palabras de la Hermana Pollard: "Dios cuidará de ti."


Así es que hoy puedo confrontar a cualquier hombre o mujer con mis pies puestos firmes en la tierra,  mi cabeza en el aire, porque sé que cuando estás en lo correcto, Dios peleará tu batalla. "La noche todavía puede ser más oscura, la batalla todavía puede ser más dura. Pero defiende solamente lo que es correcto." Parece que puedo escuchar una voz hablando incluso esta mañana, diciéndonos a todos, "Defiende lo que es correcto. Defiende lo que es justo. He aquí, que yo estaré contigo incluso hasta el fin del mundo." Sí, he visto los destellos del rayo; he oído el retumbar el trueno; he sentido los ataques pecaminosos precipitándose, tratando de conquistar mi alma. Pero he escuchado la voz de Jesús diciéndome que continúe luchando. 

"Él prometió nunca dejarme, nunca dejarme solo. No, nunca solo. No, nunca solo. Él prometió nunca dejarme, nunca dejarme solo."
Y voy a seguir creyendo eso. Extiendan la mano y encuentren el aliento de vida. Puede que ustedes no sean capaces de definir a Dios en términos filosóficos. Los hombres de todas las épocas han tratado de hablar de él. Platón dijo que Él era el Buen Arquitecto. Aristóteles lo llamó el Movedor inamovible. Hegel lo llamó el Todo Absoluto. Luego hubo un hombre llamado Paul Tillich que lo llamó el "Ser en sí." No necesitamos conocer todos estos términos grandilocuentes. Quizá tenemos que conocerlo a Él y descubrir lo Él de otra manera. Un día ustedes tendrán que levantarse y decir: "Yo lo conozco porque es un Lirio de los Valles". Es una Estrella resplandeciente de la Mañana. Es una rosa de Sharon. Él es una hacha de guerra en la época de Babilonia. Y luego, en algún lugar, simplemente deberán alcanzar y decir: "Él es mi todo. Él es mi madre y mi padre. Él es mi hermana y mi hermano. Él es un amigo para el que no tiene amigos." Éste es el Dios del universo. Y si crees en Él y lo adoras, algo va a suceder en tu vida. Vas a sonreír cuando los demás a tu alrededor están llorando. Este es el poder de Dios.

Salgan esta mañana. Amense a sí mismos (y eso significa un interés racional y saludable por sí mismos). Están llamados a hacerlo. Esa es la longitud de la vida. A continuación, sigan lo siguiente: "Amen a su prójimo como a sí mismos." Se le ordena hacerlo. Esa es la amplitud de la vida. Y ahora voy a tomar asiento para hacerles saber que hay un primer mandamiento y aún mayor: "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas." Me parece que el psicólogo solo diría que con toda tu personalidad. Y cuando lo hagan, tendrás el aliento de la vida, el juicio 

Cuando alcancen estas tres dimensiones juntas, podrán caminar y nunca cansarse. Podrán mirar hacia arriba y ver las estrellas de la mañana cantando juntas, y a los hijos de Dios gritando de alegría. Cuando tengan estas tres trabajando juntas en sus vidas, el juicio correrá como aguas, y la justicia como corriente inagotable. Cuando tengan estas tres juntas, el cordero yacerá junto al león. Cuando tengan estas tres juntas, levantarán su vista y "todo valle será elevado, y todo monte y collado será bajado, los caminos ásperos, serán allanados, y los caminos torcidos serán enderezados; y la gloria del Señor será revelada y toda carne la verá conjuntamente." Cuando tengan estas tres juntas, harán a los demás lo que ustedes mismos quieren que los demás hagan a ustedes. Cuando tengan estas tres juntas, reconocerán que de una misma sangre hizo Dios a todos los hombres que habitan en la faz de la tierra."


2. De su escrito: "¿Porqué Jesús llamó necio a un hombre?":
"...Aquél hombre era un necio porque falló en darse cuenta de su dependencia en Dios. ¿Saben ustedes que aquél hombre hablaba como si regulara las estaciones? Ese hombre hablaba como si él causara la lluvia para lidiar con la fertilidad del suelo. Ese hombre hablaba como si él proporcionara el rocío. Él era un necio porque terminó actuando como si él fuera el Creador, en lugar de una criatura.

Y esta insensatez centrada en el hombre todavía está viva hoy en día. De hecho, ha llegado al punto de que hoy en día algunos incluso están diciendo que Dios está muerto. Lo que más me molesta de todo eso es que no me dieron la información completa, porque al menos yo habría querido asistir al funeral de Dios. Y hoy quiero preguntar, ¿quién fue el médico forense que lo declaró muerto? Quiero plantear una pregunta: ¿desde hace cuánto tiempo había estado enfermo? Quiero saber si tuvo un ataque al corazón o si murió de cáncer crónico. Estas preguntas no han sido contestadas para mí, y voy a seguir creyendo y sabiendo que Dios está vivo. 

Saben, mientras el amor aún esté alrededor, Dios está vivo. Mientras la justicia aún esté alrededor, Dios está vivo. Hay ciertas concepciones de Dios que debían morir, pero no Dios. Saben, Dios es el sustantivo supremo de la vida; él no es un adjetivo. Él es el sujeto supremo de la vida; él no es un verbo. Él es la oración suprema independiente; no es una cláusula dependiente. Todo lo demás depende de Él, pero Él no depende de nada... No sean tan necios como para olvidarlo... muchas personas han llegado a sentir que con sus propios esfuerzos pueden alcanzar un mundo nuevo, pero han olvidado de pensar en el hecho de que la tierra es del Señor y su plenitud. Y por ello terminan yendo una y otra vez sin Dios.

Pero yo les digo esta mañana, mis amigos, que no hay manera de deshacerse de Él. Y todos nuestros nuevos conocimientos no disminuirán ni un ápice del ser de Dios. Ni la brújula microcósmica del átomo ni los vastos rangos interestelares del espacio interestelar pueden hacer que Dios sea irrelevante para vivir en un universo en donde la distancia estelar debe medirse en años luz; donde las estrellas están a quinientos millones de millones de kilómetros de la Tierra; donde los cuerpos celestes viajan a velocidades increíbles. El hombre moderno todavía tiene que exclamar con el Salmista: «Cuando contemplo el cielo, obra de tus manos y todo lo que has creado, ¿qué es el hombre para que te acuerdes de él, y el hijo del hombre, para que tengas memoria de él?"....

Y voy a seguir creyendo en Él. Más vale que lo conozcan, que conozcan su nombre, y que sepan cómo llamar a su nombre. Puede que ustedes no sepan de filosofía. Puede que no sean capaces de decir con Alfred North Whitehead que Él es el Principio de Concreción....

No sean necios. Reconozcan su dependencia en Dios. Mientras los días se oscurecen y las noches se vuelven sombrías, dense cuenta de que hay un Dios que reina desde arriba."

____________________________________________________________________________

Fuentes (con audio original):



También citado en: