sábado, 31 de enero de 2015

Victor Francis Hess: "Mi Fe", una serenidad del alma

Victor Francis Hess (1883 – 1964) fue un físico austriaco, descubridor de los rayos cósmicos, estudioso de la física de astropartículas, la radiología, la espectroscopía, y la astrofísica en general. Sus descubrimientos abrieron la puerta a nuevos avances en la física de partículas y la física nuclear, y por su trabajo, fue galardonado con el Premio Lieben (1919), el Premio Nobel de Física (1936), y la Condecoración Austriaca para las Ciencias y las Artes (1959).

Graduado de la Universidad de Graz en 1910, después de completar su doctorado Hess comenzó una investigación que le embarcó en un proyecto de 3 años de duración, en el cual, midió los niveles de radiación ionizante en la atmósfera, poniendo incluso en riesgo su propia vida, por la ubicación de sus experimentos.

Su estudio detallado fue publicado en las Actas de la Academia de Ciencias de Viena, donde concluyó que había radiación penetrante que provenía de la atmósfera desde el espacio exterior. El descubrimiento fue confirmado por el prominente científico cristiano Robert Millikan, quien bautizó a este tipo de radiación con el nombre de "rayos cósmicos".

Posteriormente, Hess trabajó con el físico Stefan Meyer en el Instituto de Investigación del Radio de la Academia Austriaca de las Ciencias en Vienna. En Estados Unidos, trabajó en la Corporación Estadounidense del Radio en Nueva Jersey y en la Oficina de Minas en Washington D.C. Más tarde, regresó a su tierra natal donde fue elegido profesor de física experimental en la Universidad de Graz en 1925 y Director del Instituto de Radiología en la Universidad de Innsbruck en 1931.

Casado con una mujer de origen judío, Hess y su esposa decidieron inmigrar a los E.U.A. en 1938, para escapar la persecución perpetuada por el régimen nazi en Europa. A su llegada, se le designó como profesor de física en la Universidad Fordham de Nueva York, y más tarde, pidió su nacionalización estadounidense.

En 1946, escribió sobre el tema de la relación de la ciencia y la religión, en su ensayo "My Faith" donde plasmó sus razones personales en defensa de la fe en Dios. Este artículo se muestra y traduce a continuación:

En la presentación del artículo se lee: 
"Dado que sólo los ignorantes creen que un conocimiento de la ciencia induce al ateísmo o a una falta de idealismo,  The American Weekly presenta las opiniones de grandes científicos del mundo. Victor Franz Hess, Profesor Fordham  de la Universidad de Física, receptor del Premio Nobel  por el descubrimiento de los Rayos Cósmicos, escribe ahora."

"Mi Fe"

por V. F. Hess
"¿Un buen científico puede creer en Dios? Creo que la respuesta es «». En primer lugar, un científico, más que cualquiera de los demás académicos, pasa su tiempo observando la naturaleza. Su tarea es ayudar a descifrar los misterios de la naturaleza. Llega a maravillarse con estos misterios. Por tanto, no es difícil que un científico admire la grandeza del Creador de la naturaleza. De esto viene solamente un paso para adorar a Dios.
Para mí siempre ha sido fascinante observar los fenómenos de la naturaleza. La investigación realizada al aire libre, en contacto directo con el mar y la tierra, el aire y el cielo, ha tenido una atracción especial, sobre todo la observación en las altas montañas o, más aún, en ascensiones en globo.      
Desde que mi antiugüo profesor, Frans Exner de Viena, despertó por primera vez mi interés por los fenómenos eléctricos de la atmósfera, me he envuelto en el campo de la radiactividad. Fue durante ascensiones en globo, en 1912, mientras medía la conductividad eléctrica de la atmósfera, que llegué a descubrir los rayos cósmicos. Gran parte de mi investigación temprana se llevó a cabo en un observatorio que establecí en la cima de una montaña de los Alpes austriacos, a 7,000 pies sobre el nivel del mar. Fue maravilloso hacer un trabajo de utilidad en un lugar como tal. Era fácil sentir que estaba cerca de Dios.    
En segundo lugar, un científico es fácilmente dirigido a creer en la Divina Providencia. Más que otras personas, se ve obligado a darse cuenta de que la humanidad está pasando por una crisis terrible, un período de grave transición. El científico se enfrenta a la elección entre la desesperación y la fe.    
Todos estamos horrorizados el día de hoy, y con justa razón, por la destrucción masiva que es posible por el descubrimiento de la bomba atómica. A diferencia de los usos del tiempo de guerra, los usos de "fisión del uranio" en tiempo de paz, están todavía muy lejos. Los horrores de un asesinato masivo parecen ser el resultado directo de avances científicos. Todo lo que queda por hacer para lograr la absoluta destrucción de la civilización parece ser la invención de aviones silenciosos y factiblemente invisibles. Entonces se puede destruir, y podemos ser destruidos, ¡sin siquiera la posibilidad de un defensa!    
Si no debemos llegar a la desesperación, debemos creer que los descubrimientos en el campo de la ciencia atómica no pueden ser destinados a darnos meramente los medios para la autodestrucción. Ciertamente debe haber una Providencia detrás de todo esto.   
En tercer lugar, debo confesar que en todos mis años de investigación en física y geofísica nunca he encontrado un solo caso en el que el descubrimiento científico esté en conflicto con la fe religiosa. A veces se dice que la "necesidad" de las "leyes" de la naturaleza es 'incompatible' con el libre albedrío de los seres humanos, y, aún más, con los milagros. Esto no es así. Cuando los científicos formulan las denominadas "leyes" de la física, son plenamente conscientes, por ejemplo, de que no se puede predecir la historia factual de la vida real de un átomo de radio más de lo que se pueda predecir la conducta moral de tal o cual persona.  
Muchas de nuestras leyes físicas son, de hecho, declaraciones meramente estadísticas. Dan cuenta del promedio, por un gran número de casos. No retienen ningún significado para un caso individual. Los científicos modernos están plenamente conscientes de estas limitaciones en sus descripciones sobre los procesos físicos.  
¿Debe un científico dudar de la realidad de los milagros? Como científico, respondo enfáticamente «no». No puedo ver ninguna razón en absoluto por la cual Dios Todopoderoso, quien nos ha creado y a todas las cosas a nuestro alrededor, no deba suspender o cambiar, si le resulta prudente hacerlo, el curso natural promedio de los acontecimientos.
Nosotros los científicos somos simples observadores de este curso natural promedio de eventos. Aportamos al tratar de descubrir las "leyes" que rigen este mundo nuestro. En mi tiempo de vida, los descubrimientos en el campo de la física han sucedido uno tras de otro, tan rápidamente, que es difícil para el lego mantenerse al día con ellos: los rayos X, la radiactividad, los rayos cósmicos, la radiactividad artificial, las máquinas de colisión de átomos. La fisión del uranio llevó a lo más terrible y destructivo de todas las armas: la bomba atómica.  
¿Debemos caer en la desesperación cuando vemos que el resultado final de tantos esfuerzos incansables de tales grandes científicos han llevado sólo a la destrucción masiva? No. Es cierto que, en la larga historia de avances científicos, muchos inventos se han utilizado en la guerra. Pensemos, por ejemplo, en las máquinas de guerra diseñadas por el genio de Leonardo da Vinci. Sin embargo, todo este progreso igualmente ha servido para un propósito pacífico en la humanidad. El reloj perfeccionado moderno ha sido utilizado en la guerra. Pero tiene otros usos también. Lo mismo con los motores de gasolina; no solo pueden ser utilizados en tanques y bombarderos. Estoy seguro de que la necesidad de autoconservación eventualmente convencerá a todas las naciones de que no se gana nada con la destrucción masiva de los demás.    
Esto no quiere decir que los científicos deban pasar de los descubrimientos científicos a los problemas políticos de la paz mundial. Muchas personas creen que los científicos podrían ser mejores líderes de las naciones que los estadistas diplomáticos. Yo no comparto esta opinión. En nuestros días, la investigación científica sólo puede lograrse por trabajadores altamente especializados. Tales hombres tienen poco tiempo para familiarizarse con los problemas de la economía y la política, lo mismo que tienen para los problemas de la filosofía y la teología. Puede que moralmente estén mejor preparados que el político promedio, pero pocos de ellos son lo suficientemente universales como para no solo ser científicos, sino estadistas o filósofos también. En mi opinión, un buen científico no debe inmiscuirse en la política.  
En lo que respecta a las cuestiones más profundas de los científicos de la humanidad, al igual que muchos otros, andan a tientas en la oscuridad. Sin embargo, una buena educación religiosa, combinada con formación científica, tiende a darle al científico una mejor comprensión tanto de la naturaleza como de la vida humana. 
La Fe Real, para un científico, como para cualquier otra persona, es a menudo una cuestión de duro esfuerzo. La victoria debe ganarse, o el don debe descubrirse, por cada uno en la propia alma. A menudo, es necesaria la experiencia personal de un grave peligro de muerte, para traer la convicción y preparar el camino de la fe en la Divina Providencia. Lo que es seguro es que, cuando la fe llega, lo que sigue es una gran serenidad del alma y una profunda paz en el corazón humano."

jueves, 29 de enero de 2015

Henry F. Schaefer: Preguntas que hacen los intelectuales sobre el Cristianismo

Henry F. Schaefer III (1944-) es un químico teórico y computacional, y uno de los físicos más respetados en el mundo intelectual. Sus campos de conocimientos especializados también comprenden la química física, la química cuántica y la ciencia molecular.

A inicios de la década de 1980 fue considerado uno de los científicos más citados en el mundo de la química. Por largo tiempo fue Director de la Asociación Mundial de Químicos Teóricos Computacionales y actualmente es Profesor de Química en el Centro de Química Computacional de la Universidad de Georgia.

Es miembro de al menos once organizaciones intelectuales, entre ellas, la Academia Estadounidense de las Artes y las Ciencias, la Sociedad Física Americana, la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia, la Sociedad Química Estadounidense (que en 1975 le otorgó el Premio ACS por la investigación en química pura), y la Real Sociedad de Química (que le otorgó la Medalla Centenaria en 1992).

Como cristiano, Schaefer también ha viajado a los cinco continentes dando conferencias y pláticas sobre la relación de la ciencia y la religión, en universidades en las ciudades de Beijing, Berlin, Budapest, Calcutta, Cape Town, Nueva Delhi, Hong Kong, Istanbul, London, Paris, Prague, Sarajevo, Seúl, Shanghai, Singapore, Sofia, San Petersburgo, Sydney, Tokyo, Warsaw, Zagreb y Zürich.

El científico hexpresado su simpatía por el movimiento del Diseño Inteligente, aunque dice que primordialmente se considera un “proponente de Jesús”. Es miembro del Christian Faculty Forum (Foro de Facultad Cristiana) en la Universidad de Georgia, es escritor de diversos escritos apologéticos, entre ellos, el libro Science and Christianity: Conflict or Coherence?(2003), y los artículos "Questions Intelectuals Ask About Christianity”, "Stephen Hawking: the Big Bang and God" y “Scientists and their Gods”, una colección de citas religiosas de científicos prominentes de la historia. 




En su escrito Questions Intellectuals Ask About Christianity, que se traduce a continuación, Schaefer defiende la fe y, en respuesta a las preguntas de los escépticos, explica porqué elige el cristianismo como la única religión que defiende y concibe como racional:


"Preguntas que hacen los intelectuales sobre el Cristianismo"


1. [Pregunta]: "¿Es posible ser un científico y un cristiano?"
[Respuesta]: 
Científicos que eran cristianos: 
Fallecidos:



Aún vivos:
  • Norman March
  • Robert Griffiths
  • Richard Bube
  • Donald Page
  • Allan Sandage
  • David Cole
  • Francis Collins
  • John Polkinghorne
  • S. William Pelletier
  • Andrew Bocarsly
  • James Tour
2. [Pregunta]: "¿Que hay sobre Adolfo Hitler? ¿No dicen que era 'cristiano'?"
[Respuesta]: "El golpe más duro que jamás haya golpeado la humanidad fue la llegada del cristianismo. El bolchevismo es el hijo ilegítimo del cristianismo. Ambos son invenciones del judío" Adolfo Hitler
3. [Pregunta]: "¿Quién creó a Dios?"
[Respuesta]:  Dios nunca necesitó ser creado porque Él siempre estuvo ahí. Dios existe en una forma diferente a la de los seres humanos. Nosotros existimos en una forma derivada, finita, y frágil, pero el Creador existe como eterno, auto-sostenible, y necesario, en el sentido de que no hay posibilidad de Él deje de existir. En la filosofía, muchos errores son el resultado de suponer que las condiciones y los límites de nuestra propia existencia finita puede aplicarse a Dios.
4. [Pregunta]: "¿Puede Dios hacer una roca tan grande que no pueda levantar?"
[Respuesta]:  Dios es omnipotente. Pero omnipotencia no significa que Dios puede literalmente hacer lo que sea. Como dice la breve doctrina: "Dios puede hacer toda su santa voluntad."
Dios no puede pecar... Dios no puede mentir... Dios no puede cambiar Su naturaleza. Dios no puede negar las demandas de Su carácter santo. Dios no puede hacer un círculo cuadrado, pues la noción de un círculo cuadrado es contradictoria en sí misma. Dios no puede dejar de ser Dios. Pero todo lo que Dios quiere y que promete, Él puede hacerlo y va a hacerlo.
5. [Pregunta]: "¿Acaso la subjetividad inherente de la moralidad no prueba que Dios no existe?"
[Respuesta]:    
A. La gente dice a menudo que "la moralidad es subjetiva" o que es "relativa". Pero cuando hablan de forma moral, es decir, cuando levantan juicio sobre el comportamiento humano, lo hacen como realistas morales. La mayoría de los ateos están tan convencidos como los cristianos de que Adolf Hitler era una persona malvada. 
B. Las personas se resisten al realismo moral porque piensan que conduce a la "intolerancia". Al hacerlo, cometen dos errores fundamentales. En primer lugar, no se dan cuenta de que la propia tolerancia es un valor y que simplemente están haciendo que este solo valor gobierne por sobre todos los demás. Esto es en sí misma una forma de realismo moral. En segundo lugar, no logran entender que la tolerancia y el realismo moral pueden coincidir. 
C. Las personas no están de acuerdo sobre la forma de aplicar los valores, pero en el abstracto, no están en desacuerdo acerca de la verdad de cualquier valor. 
  • 1. Nadie dice que la "justicia" o la "rectitud", o la "bondad" o la "valentía", o la "caridad" no son valores sanos —en el abstracto.
  • 2. Los desacuerdos morales son siempre acerca de la implementación de los valores, acerca de tratar de integrarlos a nuestro comportamiento. Esto implica tomar en cuenta cuestiones de conocimiento, tanto como cuestiones de bien y mal. 
D. No hay "nuevos valores", o "valores diferentes." La gente a veces piensa que hay nuevos valores, simplemente porque el lenguaje con el que expresamos los valores cambia. Por ejemplo, un término de valor popular ahora es "la diversidad". Pero aunque no encuentres esta palabra en el lenguaje tradicional de la moral, como en el utilizada en el idioma del Nuevo Testamento, el concepto se encuentra (por ejemplo, en la 1a de Corintios 12:14-31). Allí Pablo habla de las diferentes funciones que desempeñan las diferentes (es decir, diversas) partes del cuerpo de Cristo. 
E. Las personas se sienten atraídas por el subjetivismo moral o el relativismo porque éste les exonera de culpa. Pero el hecho mismo de que lo desean tan fuertemente como para percibirse a sí mismos como justos, traiciona un compromiso con el realismo moral.   
6. [Pregunta]: "¿El recuento que el Nuevo Testamento hace de Jesús es confiable?"
[Respuesta]:  
"Las razones para aceptar el Nuevo Testamento como digno de confianza se comparan muy favorablemente a los motivos por los cuales los eruditos clásicos (sobre griegos y romanos) aceptan la autenticidad y credibilidad de los documentos antiguos 'fiables'." —F. F. Bruce, distinguido erudito inglés sobre clásicos, académico de la Universidad de Manchester. 
Por ejemplo: De la guerra de las Galias, hay nueve o 10 manuscritos existentes de Julio César. Los más antiguos datan de 850 d.C. Sin embargo, hay 4,000 manuscritos griegos existentes del Nuevo Testamento, en su total o en parte. Los mejores documentos completos datan del 350 d. C. Partes del Evangelio de Juan datan del 130 d.C. 
"Expresar escepticismo sobre el texto resultante de los libros del Nuevo Testamento... es permitir que toda la antigüedad clásica caiga en el olvido, porque ningún documento de la época antigua está tan bien atestiguado bibliográficamente como lo es el Nuevo Testamento." ~ John Warwick Montgomery. 
  • [Para más información, véase: Voices from the Silent Centuries, de Harry Rimmer] 
7.  [Pregunta]: "¿Cómo podría cualquier persona inteligente del siglo 20 creer que Jesús resucitó físicamente de entre los muertos?"
[Respuesta]: 


A) Si Jesús permaneció muerto, ¿cómo se explica el testimonio de los discípulos? Cuarenta días después, oyes su voz con gritos de entusiasmo: "¡Hemos visto a un hombre muerto caminando!" 

B) Si Jesús permaneció muerto, ¿cómo se explica la fidelidad de los discípulos al testimonio de la resurrección, incluso en al frente de sus propias muertes? De los 11 discípulos, sólo uno murió de vejez — Juan — y fue desterrado a Patmos, una isla  de campo de trabajo. Ellos murieron como mártires con la verdad de la resurrección en sus labios. 

C) Si Jesús permaneció muerto, ¿cómo es que 500 personas lo vieron vivo (Véase la  1a de Corintios 15: 6) 

D) Si Jesús permaneció muerto, ¿cómo se explica la credibilidad que se le daba a los testigos? En el primer siglo, las personas cuestionaban a los que eran testigos de primera man ... y su historia no demuestra lo contrario. 

E) Si Jesús se quedó muerto, ¿cómo se puede explicar la incapacidad de los escépticos del siglo de hacer frente a la resurrección con una explicación alternativa? Todo el poder de Roma y la institución religiosa en Jerusalén estaba orientada a detener la fe cristiana. Todo lo que habrían tenido que hacer habría sido cavar la tumba y presentar el cadáver. No lo hicieron. 
F) Si Jesús permaneció muerto, ¿cómo se puede explicar la realidad de la iglesia cristiana y su espectacular crecimiento en los tres primeros siglos de la era cristiana? Iglesia de Cristo cubrió el mundo occidental en el siglo IV. Un movimiento religioso construido sobre una mentira no podría haber logrado eso. 
F) Si Jesús permaneció muerto, ¿como se explica la realidad de la Iglesia Cristiana y su fenómeno de crecimiento en los preimeros tres siglos de la era cristiana? La Iglesia de Cristo abarcó el mundo occidental hasta el cuarto siglo. Un movimiento religioso construido sobre una mentira no podría haber logrado eso. 
G) Si Jesús no resucitó de entre los muertos, sus más cercanos amigos fueron un grupo de mentirosos extraordinariamente compulsivos. Este juicio no encaja con el calibre ético de los escritos de los discípulos de Jesús. Prácticamente ahora todas las religiones reconocen que los escritos de los apóstoles representan un muy alto nivel de moralidad.

8. [Pregunta]: "¿Quién es Jesús?"
[Respuesta]: "[La gente dice]: "estoy lista para aceptar a Jesús como un gran maestro moral, pero no acepto su afirmación de ser Dios." Eso es lo que no debemos decir. Un hombre que no fuera más que un hombre y que hubiese dicho el tipo de cosas que Jesús dijo, no sería un gran maestro moral. Sería o un lunático — al nivel del hombre que dice que es un huevo escalfado — o de lo contrario, sería el diablo del infierno. Debes tomar una elección. O este hombre era, y es, el Hijo de Dios; o es un loco o algo peor. Puede que lo tomes por tonto, puedes escupirle y matarlo como a un demonio, o puedes caer a Sus pies y llamarlo Señor y Dios. Pero no vengamos con la idea absurda de que su ser fue un gran maestro humano. Él no ha dejado que eso sea una posibilidad para nosotros. No tenía la intención de eso."
—De Mere Christianity, C. S. Lewis (1898-1963), profesor de la era medieval y literatura del renacimiento inglés en la Universidad de Cambridge, Inglaterra
9. [Pregunta]:  "¿Por qué le pasan cosas malas a la gente buena"
[Respuesta]: Garabateado a un lado de un edificio vacío en Berkeley, California, se escribió: "La mayoría de la gente quiere servir a Dios ... por lo general en calidad de asesor."  
"Si la vida humana es verdaderamente ordenada por un ser benéfico cuyo conocimiento sobre nuestras necesidades reales y la forma en que se pueden satisfacer infinitamente excede la nuestra, debemos esperar a priori que sus operaciones a menudo nos parezcan lejos de ser benéficas y lejos de sabias, y que será nuestra máxima prudencia darle nuestra confianza a pesar de esto."  ~ C.S. Lewis: Conferencia de la Oxford en Club Socrático, 1955
"Un Dios que pudiéramos entender exhaustivamente, y cuya revelación del mismo no nos enfrentara a ningún misterio absoluto, sería un dios a imagen del hombre, y por  tanto un dios imaginario."-J. I. Packer, teólogo 
La arrogancia humana tiende a creer que si nosotros hubiéramos estado a cargo de la creación, la hubiéramos hecho mejor. Con un poco más de cuidado por los detalles, hubieramos mantenido la belleza de las puestas de sol, pero eliminado los gérmenes como los estafilococos. Cuanto más entendamos los procesos del mundo, sin embargo, es menos probable qué parezca que esto fuese posible. 
Como seres humanos finitos no debemos pretender conocer la voluntad de Dios de manera exhaustiva. Pero está claro que Dios no tenía la intención de crear una enorme máquina cuya única finalidad fuese la eliminación del sufrimiento humano. El sufrimiento es una parte muy importante del plan de Dios para nuestra breve estancia en este planeta. 
¿Por qué suceden cosas malas a la gente buena? (Una variante oída con frecuencia dice que "Dios tendría mucho más amigos si tratara a los que Él ya tiene de mejor manera"). 
En respuesta: Si Dios rescatara de todo problema a aquellos que son fieles a Jesús, los cristianos no necesitarían de la fe. Su religión sería una gran póliza de seguro, y no habría colas de personas egoístas listas para inscribirse. 

10. [Pregunta]: "¿La desigual distribución geográfica del cristianismo alrededor de todo el mundo no demuestra que ésta no debe ser una verdad universal?"

No más de lo que la distribución desigual de la comprensión del cálculo diferencial en todo el mundo demuestra que el cálculo no es verdadero.
11. [Pregunta]:  ¿Qué hay de las otras religiones?
[Respuesta]: "Si hubieras ido a Buda y si le hubieras preguntado: "¿Eres tú el hijo de Brahma?", él te habría dicho: "Hijo, todavía estás en el velo de la ilusión." Si hubieras ido a Sócrates y le hubieras preguntado: "¿Eres Zeus?", él se habría reído de ti. Si hubieras ido a Mahoma y le hubieras preguntado: "¿Eres Alá?", primero hubiera rasgado sus vestiduras y luego te hubiera decapitado. Si le hubieras preguntado a Confucio: "¿Eres tú el Cielo?", creo que probablemente habría respondido: "Las palabras que no están de acuerdo con la naturaleza son de mal gusto".  
La idea de un gran maestro moral diciendo las cosas que dijo Cristo, está fuera de la cuestión. En mi opinión, la única persona que puede decir ese tipo de cosas es Dios o un completo loco que sufre de esa forma de engaño que socava toda la mente del hombre... Él, Jesús, nunca fue considerado como un simple maestro de moral. Él no produjo ese efecto en ninguna de las personas que realmente lo conoció. Él produce principalmente tres efectos: el odio, el terror, o la adoración." —A Mind Awake: An anthology of C. S. Lewis
12. [Pregunta]:  ¿Dios no aceptará a los de otras religiones que son sinceras?
[Respuesta]: Todas las demás religiones son diametralmente opuestas al cristianismo en la cuestión más crucial: "¿Quién es Jesucristo" Éstas niegan que Jesús es Dios, que resucitó después de morir en la cruz, y que, a causa de su muerte, podemos tener el perdón de los pecados. 
Nadie cuestiona la sinceridad y la intensidad de la fe de, por ejemplo, un monje budista. Pero la sinceridad o la intensidad de la fe no crea la verdad. La fe no es más válida que el objeto en el que se pone. 
La pregunta debe ser: "¿Qué es la verdad?" Lea los relatos originales y vea lo que Jesús dijo acerca de sí mismo. No todas las religiones pueden ser verdaderas. La mayoría son mutuamente contradictorias. O una de ellas es verdadera y las otras son falsas, o son todas falsas.  O Cristo es quien dijo ser, o no lo es. Si Él no lo es, entonces estaba mintiendo, fue engañado sinceramente, o las historias fueron todas inventadas acerca de Él. Pero si Jesús es quien dijo ser, entonces el cristianismo es verdadero y Él es el único camino a Dios.
13. [Pregunta]:  ¿La influencia global del cristianismo, que no ha sido negativa?
[Respuesta]:  Una respuesta equilibrada a esta pregunta histórica ha sido dada por Kenneth Scott Latourette, Profesor Sterling de la Universidad de Yale: 
"El cristianismo ha sido el medio por el que más idiomas se han llevado a la escritura, que todos los demás factores combinados. Ha creado más escuelas, más teorías de educación, y más sistemas, que lo que haya hecho cualquier otra fuerza. Más que cualquier otro poder en la historia, ha impulsado a los hombres a luchar contra el sufrimiento, ya sea que el sufrimiento hubiese venido de la enfermedad, la guerra o los desastres naturales. Ha construido miles de hospitales, inspirado el surgimiento de la enfermería y de profesiones en la medicina, y fomentado el movimiento por la salud pública y el alivio y la prevención de la hambruna... de hombres y mujeres cuyas conciencias fueron despertadas por el cristianismo, y cuyas voluntades provocaron la abolición de la esclavitud (en Inglaterra y Estados Unidos). Hombres y mujeres de manera similar fueron movidos y sostenidos por él, y escribieron en las leyes de España y Portugal disposiciones para aliviar la despiadada explotación de los indios del Nuevo Mundo. 
Hay que guerras a menudo se han librado en nombre del cristianismo. Han alcanzado sus dimensiones más colosales a través de armas y organización a gran escala iniciada en la cristiandad (nominal). Sin embargo, de ninguna otra fuente han venido tantos ni tan fuertes movimientos para eliminar o regular la guerra y aliviar el sufrimiento humano provocado por la guerra. Desde sus primeros siglos, la fe cristiana ha hecho que muchos de sus adherentes sean inquietados por la guerra. Ha llevado a minorías a negarse a ser parte de ella. Ha impulsado a otros a tratar de limitar la guerra... En la turbulenta Edad Media en Europa, dio lugar a la "Tregua de Dios" y al pacto "Paz de Dios." En una época posterior, fue el principal impulso en la formulación de la ley internacional. Si no hubiera sido por él. la Sociedad de las Naciones y las Naciones Unidas no hubieran existido. Por su nombre y símbolo, la más amplia organización jamás creada para el alivio de los sufrimientos causados por la guerra, la Cruz Roja, da testimonio de su origen cristiano. Esta lista puede continuar indefinidamente. Incluye muchos otros proyectos y movimientos humanitarios , ideales de gobierno, reforma de las prisiones, y la emergencia de la criminalogía, arte y arquitectura grandiosa, y literatura excepcional."
14. [Pregunta]: ¿Cómo puede un Dios de amor enviar gente al infierno?
[Respuesta]: La premisa es correcta. Dios nos ama. Pero Su amor es fuerte, más que débil o permisivo. La pregunta en realidad debería ser, "¿Cómo puede un Dios Santo permitir que la gente que peca vaya al cielo?" No puedes acampar en el amor de Dios simplemente, y olvidarte de Su santidad. 
Nadie es lo suficientemente digno para entrar al cielo. Pero a causa de Su amor, Dios quiere que estemos con Él. Por tanto, la muerte de Jesús en la cruz, donde Él pagó la pena por todo lo que hemos hecho mal, fue la manera de Dios de satisfacer Su santidad y de hacer una demostración de Su amor. 
Mira ese sacrificio: Dios ha hecho todo lo posible para mantener que la gente no vaya al infierno. ¿Qué has hecho tú sobre esta disposición? ¿Estás eligiendo el infierno en lugar de elegir el cielo?
15. [Pregunta]: ¿Qué pasa con las personas que nunca han oído siquiera el nombre de Jesús?
[Respuesta]: Muchas personas han pensado en esta cuestión, y pocos pretender entender a Dios de manera exhaustiva. Si yo lo hiciera, ¡yo sería Dios! Pero sí sabemos que la Biblia dice que Dios juzgará al mundo con justicia. También dice que Dios ha hecho que su presencia sea conocida por todas las personas a través de la naturaleza y a través de nuestra conciencia, por lo cual, todos nos encontramos sin excusa (Romanos 1: 19-20). 
El mundo se puede dividir en dos grupos: aquellos que ya han escuchado, y aquellos que no han escuchado todavía. Tengo confianza en que Dios cuidará de que este último grupo. Pero como aquí todo el mundo ha escuchado, tu tendrás que tomar una decisión acerca de lo que vas a hacer con respecto a Jesucristo. 
16. [Pregunta]:  ¿Por qué hay tantos hipócritas en la iglesia?
[Respuesta]: "Sí, hay gente en la iglesia que no vive la vida que profesa. Dios odia tal pretensión tanto como tú lo haces. Pero las empresas, los clubes sociales y las otras religiones, también tienen sus hipócritas. 
Mira hacia Cristo y en quien Él dijo ser, en vez de mirar a los que le siguen o profesan seguirlo, Él. El cristianismo se sostiene o se basa en la vida de Cristo, no en el desempeño de sus seguidores. Cualquier cosa en la vida que es genuino, inspirará falsificaciones. 
Las afirmaciones de Jesucristo son verdaderas, y Él no era un hipócrita. ¿Vas a seguirlo? No te pierdas del conocimiento de Jesús a causa de la insuficiencia de otra persona."
17. [Pregunta]:  ¿Una buena vida moral no conseguirá que una persona vaya al cielo?
[Respuesta]: Vivir una buena vida no puede hacer que un hombre o una mujer entre al cielo, porque la norma de Dios para "suficientemente bueno" es la perfección. Si Él permitiese que algo imperfecto entrara al cielo, el cielo se vería empañado. Entonces, ¿quién puede llegar al cielo con su propio mérito? Nadie, porque nadie es perfecto. 
Entonces, ¿cómo puede alguien ir al cielo? No pudimos vivir una vida sin pecado, ni podemos compensar nuestros defectos. Pero Jesús hizo ambas cosas. Dios ofrece una relación con Él en esta tierra y en la eternidad con Él en el cielo. Hay que  confiar en la muerte de Jesús en la cruz como el castigo por nuestros pecados, pagado en su totalidad.
18. [Pregunta]:  Muchos no cristianos se sienten ofendidos por la "exclusividad" del cristianismo. ¿Puede decirse algo en respuesta?
[Respuesta]:  
A) El cristianismo es "universal" en el sentido de que Jesús invita a todas las personas en todas partes a recibir el don de la vida eterna, hecha posible por su muerte en la cruz. 
B) Debido a que muchos principios básicos de las diferentes religiones son contradictorios, alguien tiene que estar equivocado. 
C) La exclusividad parece inevitable. ¿Quién quiere subir a un avión comercial en el cual el piloto no se compromete exclusivamente a un aterrizaje seguro? "¿Acaso el pluralista cree exclusivamente que varias religiones proporcionan caminos aceptables a Dios?" La exclusión de la exclusividad también es exclusivista. 
D) La singularidad del cristianismo no surge de la estrechez de mente de los cristianos individuales, sino de las extraordinarias afirmaciones de Jesucristo, acreditadas por los que fueron testigos oculares de su vida, muerte y resurrección.
Conclusión:
Si bien hay muchas otras preguntas que las personas inteligentes hacen acerca de Dios, éstas son algunos principales que podrían convertirse en obstáculos intelectuales a los que verdaderamente buscan conocer la verdad acerca de Dios. Como puedes apreciar a partir de las respuestas que he presentado, no creo que ninguna de ellos sean suficientes para refrenar a una persona razonable a buscar tener una relación personal con Dios. 
De hecho, las respuestas que encontré a estas preguntas fueron un factor importante en un descubrimiento increíble que hice durante mi cuarto año en la facultad en la Universidad de California, Berkeley. Descubrí que Dios ofrecía el perdón para mí, durante toda mi desobediencia y rebelión contra Él. Encontré que Jesucristo había pagado la pena por todos mis actos egoístas, cuando Él sufrió y murió en la cruz y fue resucitado de entre los muertos. Cuando confié en que Jesús era mi Salvador, ese año, descubrí que a través de Jesús había sido perdonado de mis pecados. También encontré que se me haía dado una relación limpia con Dios, un propósito para vivir, y la garantía de pasar la eternidad con Dios cuando muera. ¿Puedes imaginarte algo más maravilloso que eso? 
Este descubrimiento hizo una diferencia increíble en mi vida. Quiero animarte a encontrar esta relación personal con Dios también. Si confiesas que has pecado contra Dios, y si confías en Jesús para salvarte de el justo castigo de un Dios santo, encontrarás que Él te hará una nueva persona, de adentro hacia afuera. Te animo a hacer este descubrimiento el día de hoy."

Bibliografía adicional:

GarfieldEugene.. Current Contents, No, 41, 12 de octubre de 1981.

martes, 13 de enero de 2015

Carl Friedrich Gauss: "Retengamos la fe en la vida venidera"


Johann Carl Friedrich Gauss (1777 – 1855) fue un matemático alemán que contribuyó significativamente a muchos campos, incluyendo la teoría de números, el álgebra, la estadística, el análisis matemático, la geometría diferencial, la geodesia, la geofísica, la electrostática, la astronomía, la teoría de la matriz, y la óptica.

Algunos le han llamado "el príncipe de las matemáticas" y en la historia es considerado uno de los científicos matemáticos más influyentes, y reconocido como uno de los matemáticos más prolíficos (aunque después Leonhard Euler). 

Lo que se sabe de las creencias religiosas de Gauss es gracias a su correspondencia personal y un poco de su actividad con su círculo de amistades y familiares. A partir de estos registros, distintos biógrafos han hecho diferentes interpretaciones sobre su credo.  

Bühler, Walter Kaufmann, en Gauss: a biographical study (1987), hace incapié en que "Gauss no era ateo", le clasifica como un creyente intelectual con una dosis de heterodoxia. 

Gerhard Falk en su libro "American Judaism in Transition: The Secularization of a Religious Community" (1995:153), escribió que:
"[Inicialmente] Gauss era un deísta con una buena dosis de escepticismo en relación a la religión, pero incorporando una gran cantidad de intereses filosóficos en las Grandes Preguntas, es decir, la inmortalidad del alma, la vida después de la muerte, y el significado de la existencia del hombre."
Sin embargo, divergiendo de la tesis de que Gauss era "deísta", uno de sus biógrafos prominentes, Waldo Dunnington, documenta que, a pesar de su divergencia en ciertas doctrinas, Gauss estuvo afiliado a la Iglesia luterana toda su vida adulta. Así, comenta:
"No se sabe exactamente lo Gauss creía sobre la mayoría de las cuestiones doctrinales y confesionales. No creía literalmente en todas las doctrinas cristianas; [pero] oficialmente era miembro de la iglesia de St. Albans (Evangélica Luterana) en Göttingen. Todos los bautizos, entierros y bodas en su familia, ocurrieron allí. Tampoco se sabe si asistía a la iglesia con regularidad o si contribuía financieramente. Un colega de la facultad denominó a Gauss como deísta, pero hay buenas razones para creer que esta etiqueta no le encajaba bien 
Gauss poseía una fuerte tolerancia religiosa que extendía a toda creencia originada en las profundidades del corazón humano. Esta tolerancia no debe confundirse con indiferencia religiosa. Él tenía un interés especial en el desarrollo religioso de la humanidad, especialmente en su propio siglo." (Dunnington, 2004:305)

Rudolf Wagner (1805–1864)
Hay registro de una conversación  entre Rudolf Wagner y Gauss, en la que ambas figuras discutían una tesis del científico polítimata y reverendo anglicano, William Whewell. En su libro "Of the Plurality of Worlds", Whewell descartaba la posibilidad de que existiera vida en otros planetas, sobre la base de argumentos teológicos. 

Esta era una posición con la que ambos estaban en desacuerdo, y la situación los llevó a hablar del tema de la fe. Wagner era un cristiano bíblico, y Gauss, parecía estar buscando fe en esos momentos, por lo cual, le dijo a su amigo:
"Debo decir que tan a menudo en tiempos anteriores, cuando vi a la gente de las clases bajas, los trabajadores manuales simples que podían creer tan justamente con el corazón, yo siempre les tenía envidia. Y ahora, dime, ¿cómo se empieza con esto?" (Gauss. cit. en Dunnington, 1955:305)
Wagner le contestó aludiendo las palabras de Efesios 2:8, que "la fe es un don", a lo cual, Gauss replicó: "Dices que la fe es un don; esto es quizá lo más correcto que se pueda decir al respecto."  

En algunas otras observaciones religiosas, Gauss habló de su propia influencia teológica:
"Debo confesar que tales teólogos antiguos y compositores como Paul Gerhardt siempre han hecho una gran impresión en mí; una canción de Paul Gerhard siempre ejerció un poder maravilloso en mí, mucho más que, por ejemplo, Moisés" (Gauss, cit. en Dunnington 2004:356).
Como fuentes de influencia espiritual, el matemático también refería a Wilhelm Braubach, al pastor y estadístico Johann Peter Süssmilch, y a los mismos Evangelios:
"Dos obras religiosas que Gauss leía frecuentemente eran "Teoría del alma [humana al uso de la preservación de la moral y la religión]" de Braubach (Giessen, 1843) y "El orden divino [en los cambios humanos]" de Süßmilch (Ordnung gerettet, 1756); también dedicaba tiempo considerable al Nuevo Testamento en el griego original" (Dunnington, 2004:305).
Al igual que Einstein y Millikan, "el príncipe matemático" se daba cuenta de que, en las cuestiones morales, era necesario mucho más que el estudio científico. En sus palabras:
"Difícilmente creo que en la psicología haya datos presentes que puedan ser evaluados matemáticamente. Mas uno no puede saber esto con certeza, sin haber hecho el experimento. Sólo Dios está en posesión de las bases matemáticas de los fenómenos psíquicos" (Dunnington, 1955:348).
"Hay preguntas cuyas respuestas yo pondría en un valor infinitamente más alto que el de las matemáticas, por ejemplo, las que se refieren a la ética, o a nuestra relación con Dios, nuestro destino y nuestro futuro; pero su solución queda más allá de nosotros mismos, fuera del área de competencia de la ciencia” (Gauss, como se cita en The World of Mathematics (1956:314), por J. R. Newman)
"Todas las mediciones en el mundo no se equiparan ni a un teorema con el que la ciencia de verdades eternas pueda progresar" (Gauss, 14 de marzo de 1824, cit. en Dunnington 1955:360).
Él percibía a la espiritualidad como algo esencialmente importante para los seres humanos (Kline, 1982:73), y su doctrina más defendida fue la firme creencia en la vida después de la muerte. Se cita a Gauss  diciendo:
"El mundo no tendría sentido, toda la creación sería absurda, sin la inmortalidad" (Gauss, cit. en Dunnington 2004:357)
Y por estas concepciones, fue duramente criticado por el ateo materialista Eugen Dühring, quien juzgó al matemático como un hombre "supersticioso" y "estrecho" (Dunnington 2004:359).

Pero, a diferencia de Dühring, Gauss tenía un sentido de respeto por la religión, y llegó a decir que "para el alma hay una satisfacción de índole superior(Gauss, cit. en Dunnington, 1955:348).  Como se nos comenta:
"Él siempre hizo hincapié en que uno no tiene justificación de perturbar la fe de otros, en la cual, encuentran consuelo para las penas terrenales y un refugio seguro en tiempos de desdicha". [Dunnington, 2004:305; & The Sesquicentennial of the Birth of Gauss at the Wayback Machine (archivado el 26 de febrero, 2008) Scientific Monthly XXIV: 402–414]
Gauss preguntaba: "¿Qué somos sin la esperanza de un futuro mejor?" (Kettle & Thomas, 1911:45), y concordaba con Pascal en que hay ciertas razones del corazón que testifican que hay una esperanza venidera: 
“Hay en este mundo una alegría del intelecto, que se satisface en la ciencia, y una alegría del corazón, que se manifiesta sobre todo en la ayuda que las personas se brindan las unas a las otras frente a las adversidades y pruebas de la vida. Pero si el plan del Ser Supremo hubiese sido el de crear a seres y asignarlos a distintas esferas con el fin de que estos probaran estas alegrías [sólo] por unos 80 o 90 años, sería un desdichado plan... Ya sea que el alma viva 80 años o 80 millones de años, si ésta estuviese predestinada a ser acabada, tal existencia solo sería un respiro. Al final, se separaría del ser. Por lo tanto, somos impulsados a la conclusión a la que apuntan tantas cosas, a pesar de que no equivalen a una prueba científica coercitiva, de que además de este mundo material, existe otro orden puramente espiritual de las cosas, con actividades tan diversas como en el presente, y que heredaremos tal mundo espiritual algún día” (Gauss, cit. en Kettle & Thomas, 1911:48-49).
Más aún, el también astrónomo apoyaba la tarea de compartir y promover la esperanza religiosa, lo cual demostró cuando su propio hijo, Eugene, le anunció que quería convertirse en un misionero cristiano. Al saberlo, Gauss lo aprobó diciéndole que, independientemente de posibles problemas de falsedad dentro de las organizaciones religiosas, el trabajo misionero era una tarea muy importante socialmente, diciendo:
"Reconozco con todo mi corazón la tarea de un misionero como algo altamente honorable... Que mi hijo lo intente por varios años" (Gauss, en Dunnington, 1955:311).
Para Gauss, había momentos en la vida que eran frutos, no de casualidad, sino de causa-lidad comunicándonos un mensaje. Así fue cuando llegó a resolver el problema de límites integrales infinitos, logro que atribuyó (un poco similar a como hicieron Jacinto Convit o a George Washington Carver) a una cierta inspiración de Dios:
"Por fin, hace dos días, tuve éxito — no a causa de mis duros esfuerzos, sino por la gracia del Señor. Al igual que un repentino destello de un relámpago, el enigma fue resuelto. Soy incapaz de decir cuál fue el hilo conductor que conectó lo que previamente sabía con lo que hizo que mi éxito fuese posible" [Citado en Mathematical Circles Squared (1972), por Howard W. Eves; Ver también: Furdui, Ovidiu. 2013. Limits, Series, and Fractional Part Integrals: Problems in Mathematical Analysis. Springer Science & Business Media, p. 54]
En otra ocasión, escribió:
"En este tipo de aparentes accidentes que finalmente producen una influencia tan decisiva en la vida entera de uno mismo, uno se inclina a reconocer las herramientas de una Mano superior" (Gauss, en una carta del 25 de abril de 1825; citada en Dunnington, 1955, p. 361).
Conociendo sus escritos, su biógrafo articuló así la fe de Gauss:
"Para él, la ciencia era el medio de exponer el núcleo inmortal del alma humana. En los días de su fuerza plena, le proporcionó la recreación y, por las perspectivas que se abrían ante él, le daba consuelo. Hacia el final de su vida, le dio confianza. El Dios de Gauss no era un producto frío y distante de la metafísica, ni una caricatura distorsionada de teología amargada. Al hombre, esa plenitud de conocimiento no le es concedida para justificar su arrogancia argumentando que su visión borrosa es la luz plena y que no puede ser otra que pueda reportar la verdad al igual que él mismo. 
Para Gauss, no el que murmura su credo, sino el que lo vive, es el aceptable. Él creía que una vida que se había pasado aquí en la tierra dignamente era la mejor, o la única preparación, para el cielo. La religión no es una cuestión de  literatura, sino de vida. La revelación de Dios es continua, no se restringe en tablas de piedra o un pergamino sagrado. Un libro es inspirado cuando inspira. La idea inquebrantable de la continuidad personal después de la muerte, la firme creencia en un último regulador de las cosas, en un Dios eterno, justo, omnisciente y omnipotente, fue la base de su vida religiosa, que armonizaba completamente con su investigación científica...   La conciencia religiosa de Gauss estaba basó en una insaciable sed de verdad y un profundo sentimiento de justicia que se extiendía hacia los bienes, tanto intelectuales como materiales. Él concibió la vida espiritual en el universo entero como un gran sistema de leyes penetrado por la verdad eterna, y de esta fuente, obtuvo la firme confianza de que la muerte no termina todo" (Dunnington, 1955: 298-301).
La vida personal de Gauss se vio ensombrecida por la temprana muerte de su primera esposa, Johanna Osthoff, en 1809, pronto seguida por la muerte de un hijo, Louis. Gauss fue invadido por melancolía, pero también retuvo su esperanza y escribió:
"Oscuros son los caminos que una mano más alta permite que recorramos aquí... retengamos la fe en una solución más fina, más sublime, a los enigmas de la vida terrenal, estarán presentes, pasando a formar parte de nosotros."(Gauss, en su carta a Schumacher, el 9 de febrero de 1823; cit. en Dunnington, 1955, p. 361)
Gauss se casó de nuevo con la mejor amiga de Johanna, llamada Friederica Wilhelmine Waldeck. Su segunda esposa también murió en 1831, tras una larga enfermedad, y ante esto, una de sus hijas, Teresa, se hizo cargo de la casa y asistió a Gauss hasta el final de sus días terrenales. A un amigo cercano, Gauss escribió los siguientes pensamientos:
1 Corintios 15:13
"...Estas cargas, que me han sido tan gravosas, habrían sido más ligeras para muchos otros; pero nuestro temperamento es parte de nosotros mismos, dado a nosotros por el Creador con nuestra propia existencia, y tenemos muy poco poder para cambiarlo. Me parece, por otra parte, en esta misma conciencia de la vanidad de la vida (la cual, casi todos los hombres deberán confesar a medida que se acerca el fin), mi mayor seguridad posible es el enfoque de una más bella metamorfosis. En esto, mi querido amigo, encontremos la comodidad, y esforcémonos para evocar la calma a aguantar esta vida hasta su culmino(Gauss, cit. en Kettle & Thomas, 1911:44-45).
"Que el sueño que llamamos vida sea para ti un sueño feliz, un anticipo de esa verdadera vida que vamos a heredar en nuestro verdadero hogar, cuando el espíritu despierto ya no deba está bajo la esclavitud dolorosa de la carne, las cadenas del espacio, los látigos de dolor terrenal, y el aguijón de nuestras necesidades y mezquinos deseos laborales. Llevemos nuestras cargas hasta el final, con firmeza y sin quejarnos, sin perder nunca de vista ese objetivo superior(Gauss, cit. en Kettle & Thomas, 1911:45).


Inmediatamente después de la muerte de Gauss, su médico personal, (el Dr. Wilhelm Baum), escribió una carta a Alexander Humboldt, señalando lo siguiente sobre los últimos días del matemático:
"Los últimos días de su vida fueron a menudo muy dolorosos debido a la denuncia agravada de la hidropesía que produjo la hipertrofia de su corazón; pero aún así, él siempre mantuvo su libertad y grandeza de espíritu, la convicción más fuerte de su permanencia personal, la esperanza más firme en la visión aún más profunda visión intelectual de las relaciones numéricas que Dios pone en la materia y que quizá sería capaz de reconocer en magnitudes intensivas, porque él solía decir Ο Θεός αριθμητιζει "O Theós arithmi̱tizei" [es decir: Dios aritmetiza]" (Goldstein, et. al, 2007:236).

Bibliografía

Bühler, Walter Kaufmann (1987). Gauss: a biographical study. Springer-Verlag.

Dunnington, Guy Waldo  (1955). Carl Friedrich Gauss, Titan of Science: A Study of His Life and Work. Exposition Press.


Dunnington, Guy Waldo  (2004). Carl Friedrich Gauss: Titan of Science. MAA. ISBN 9780883855478.

Gerhard Falk (1995). American Judaism in Transition: The Secularization of a Religious Community. University Press of America.

Goldstein,Catherine; Schappacher, Norbert; Schwermer, Joachim. 2007. The Shaping of Arithmetic after C.F. Gauss's Disquisitiones Arithmeticae: After C.F. Gauss's Disquisitiones Arithmeticae. Springer Science & Business Media. ISBN: 9783540347200

Kettle Karl Alois; Thomas Michael (1911)."Christianity and the leaders of modern science; a contribution to the history of culture in the nineteenth century", Freiburg im Breisgau.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...