martes, 18 de noviembre de 2014

Tengo un Sueño (Discurso completo en español)

“Tengo un sueño”

por el Reverendo Martin LutherKing Jr.
Líder del Movimiento por los derechos civiles para los afroamericanos
y Premio Nobel de la Paz 1964




Discurso histórico pronunciado en el Memorial Lincoln,
al cierre de la histórica Marcha por los trabajos y la libertad,
el 28 Agosto 1963, en Washington, D.C.

(Considerado por muchos el mejor discurso del siglo XX
y uno de los 10 mejores discursos de la historia)

En video, con transcripción y referencias...



Video:



Transcripción:

"Estoy feliz de unirme con ustedes el día de hoy en lo que pasará a la historia como la más grande demostración a favor de la libertad en la historia de nuestra nación. Hace cien años, un gran Americano,1 en cuya sombra simbólica estamos hoy parados hoy, firmó la  Proclamación de la Emancipación. Este memorable decreto llegó como un gran faro de luz de esperanza para millones de esclavos Negros que habían sido abrasados por las llamas de una injusticia devastadora. Llegó como un amanecer de alegría para terminar la larga noche de su cautiverio.2

"Pero cien años después, el  Negro aún no es libre. Cien años después, la vida del Negro aún es tristemente paralizada por las esposas de la segregación y las cadenas de la discriminación. Cien años después, el Negro vive en una isla solitaria de pobreza, en medio de un inmenso océano de prosperidad material. Cien años después, el Negro aún languidece en las esquinas de la sociedad Americana, y se encuentra a sí mismo desterrado en su propia tierra. Y así, hemos venido el día de hoy a dramatizar una vergonzosa condición.

"De cierta forma hemos venido a la capital de nuestra nación con el fin de cobrar un cheque. Cuando los arquitectos de nuestra república escribieron las magníficas palabras de la Constitución y de la Declaración de Independencia,3 lo que hicieron fue firmar un pagaré del cual cada Americano sería heredero. Este pagaré era una promesa de que todo  hombre, (sí, el hombre negro así como el hombre blanco), tendrían garantizados los derechos inalienables de la vida, la libertad, y la búsqueda de la felicidad. Es obvio hoy en día que América no ha hecho valer este pagaré en lo que a sus ciudadanos de color se refiere. En vez de honrar esta sagrada obligación, América le ha dado a la gente Negra un cheque rechazado; un cheque que ha regresado con el sello de "fondos insuficientes."

"Pero nosotros nos rehusamos a creer que el banco de la justicia está quebrado. Nos rehusamos a creer que no haya suficientes fondos en las grandes  bodegas de oportunidad de esta nación. Y por ello, hemos venido a cobrar este cheque, un cheque que a nuestra demanda nos dará la riqueza de la libertad y la seguridad de la justicia.

"También hemos venido a este sagrado lugar para recordarle a América la intensa urgencia del ahora. Este no es el momento de tener el lujo de enfriarse o de tomar la droga tranquilizante del gradualismo.  Es ahora el momento de hacer realidad las promesas de democracia. Es ahora es el momento de salir del oscuro y desolado valle de la segregación, al camino iluminado de la justicia racial. Es ahora es el  momento de levantar a nuestra nación de las arenas movedizas de la injusticia racial, a la roca sólida de la hermandad; ahora es el momento de hacer de la justicia una realidad para todos los hijos de Dios.

"Sería fatal para la nación el pasar por alto la urgencia del momento. Este verano sofocante del legítimo descontento del Negro, no pasará hasta que haya un otoño vigorizante de libertad e igualdad.  1963 no es un fin, si no un principio. Y aquellos que esperaban que el Negro solo necesitaba desahogar su frustración y ahora se sentirá contento, tendrán un crudo despertar si la nación regresa a lo de siempre. Y no habrá ni descanso ni tranquilidad en América hasta que al Negro se le garantice sus derechos de ciudadanía. Los torbellinos de la revuelta continuarán sacudiendo los establecimientos de nuestra nación hasta que emerja el  brilloso día de la justicia.

"Mas hay algo que debo decirle a mi gente, que está de pie en el cálido umbral que lleva al palacio de justicia.  En el proceso de ganar el lugar que nos corresponde, no debemos ser culpables de acciones indebidas. No busquemos satisfacer nuestra sed de libertad por medio de la taza de la amargura y del odio. Para siempre deberemos dirigir nuestra lucha en el plano elevado de la dignidad y la disciplina. No podemos permitir que nuestra protesta creativa se degenere en violencia física. Una y otra vez, debemos elevarnos a las alturas majestuosas de hacer frente a la fuerza física por medio de la fuerza del alma.

"El maravilloso activismo nuevo en el que se ha envuelto la comunidad Negra no debe llevarnos a desconfiar de toda la gente blanca, porque muchos de nuestros hermanos blancos, como se percibe por su presencia aquí el día hoy, se han dado cuenta que su destino está atado a nuestro destino, y se han llegado a darse cuenta de que su libertad está inseparablemente unida a nuestra libertad. No podemos caminar solos. Y mientras caminamos, debemos hacer el compromiso de siempre marchar hacia adelante. No podemos volver atrás.  


"Hay algunos que preguntan a los devotos de los Derechos Civiles, “¿Cuándo estarán satisfechos?" Jamás podremos estar satisfechos mientras el Negro sea víctima de horrores indescriptibles de brutalidad policiaca. Nunca podremos estar satisfechos mientras nuestros cuerpos, cargados por la fatiga del viaje, no puedan encontrar alojamiento en los moteles de las carreteras y en los hoteles de las ciudades. No podremos estar satisfechos mientras la movilidad básica del Negro sea desde un gueto más pequeño a un gueto más grande. Nunca podremos estar satisfechos mientras nuestros hijos sean despojados de su personalidad y se les robe su dignidad con letreros que dicen "Sólo Para Blancos." No podremos estar satisfechos mientras un Negro de Mississippi no pueda votar y un Negro de Nueva York crea que no tiene nada por lo cual votar. ¡No! ¡No!, ¡No estamos satisfechos, y no estaremos satisfechos hasta que la justicia “corra como el agua y la rectitud como corriente impetuosa."4



"No soy inconsciente de que algunos de ustedes han venido hasta aquí después de grandes pruebas y tribulaciones.5 Algunos de ustedes han llegado recién salidos de celdas angostas de la prisión. Y algunos de ustedes han venido desde áreas donde su búsqueda, su búsqueda por la libertad, los dejó golpeados por las tormentas de la persecución y tambaleados por los vientos de la brutalidad policíaca. Ustedes han sido los veteranos del sufrimiento creativo. Continúen trabajando con la fe en que el sufrimiento inmerecido es redentor. Regresen a Mississippi, regresen a Alabama, regresen a Carolina del Sur, regresen a Georgia, regresen a Louisiana, regresen a los barrios pobres y a los guetos de nuestras ciudades del norte, sabiendo que de alguna manera ésta situación puede ser y será cambiada. No nos abandonemos en el valle de la desesperación, les digo hoy, amigos míos. Y así, aún cuando enfrentemos las dificultades del hoy y del mañana, aún tengo un sueño, es un sueño profundamente arraigado en el sueño Americano.

"Yo tengo un sueño: que un día, esta nación se levante y en adelante  viva el verdadero significado de su credo, " Sostenemos que estas verdades son evidentes: que todos los hombres están creados iguales." Yo tengo un sueño: que un día, en las tierras coloradas de Georgia, los hijos de antiguos esclavos y los hijos antiguos esclavistas sean capaces de sentarse juntos en la mesa de la hermandad. Yo tengo un sueño: que un día, incluso el estado de Mississippi, un estado sofocado por el calor de la injusticia, sofocado por el calor de la opresión, sea transformado en un oasis de libertad y de justicia. Yo tengo un sueño: que mis cuatro hijos pequeños, algún día vivan en una nación en la que no serán juzgados por el color de su piel, sino por el contenido de su carácter. ¡Tengo un sueño el día de hoy!

"Tengo un sueño: que algún día, allá en Alabama, con sus perversos racistas, con un gobernador cuyos labios chorrean con las palabras “intervención” y “anulación”,  un día justo allí en Alabama, niñitos negros y niñitas negras sean capaces de poder unir sus manos con niñitos blancos y niñitas blancas, como hermanos y hermanas. ¡Tengo un sueño el día de hoy!

"Tengo un sueño: que algún día, “todo valle sea elevado, y todo monte y collado sea bajado, los caminos ásperos, allanados, y los caminos torcidos, enderezados; y la gloria del Señor sea revelada y toda carne la vea juntamente.” 6-7

"Esta es nuestra esperanza. Y esta es la fe con la cual regreso al Sur. Con esta fe, seremos capaces de tallar la montaña de desesperación, y esculpirla en una roca de esperanza. Con esta fe, seremos capaces de transformar las disonancias estridentes de nuestra nación, en una hermosa sinfonía de hermandad. Con esta fe, seremos capaces de trabajar juntos, de orar juntos, de luchar juntos, de ir a la cárcel juntos, de defender la libertad juntos, sabiendo que algún día seremos libres.

"Y éste es el día, éste será el día en el que todos los hijos de Dios podrán cantar con un nuevo significado: "Este país mío es de Ti, dulce tierra de libertad, yo canto de ti. Tierra en que mis padres murieron, tierra de orgullo los Peregrinos, de cada ladera, que suene la libertad."8 Y si América ha de ser una gran nación, esto tiene que hacerse una realidad.  Y por lo tanto, que resuene la libertad desde las cimas prodigiosas de New Hampshire. Que resuene la libertad desde las poderosas montañas de Nueva York. Que resuene la libertad desde las elevadas [montañas] Allegheny en Pensilvania. Que resuene la libertad desde las Rocallosas cubiertas de nieve en Colorado. Que resuene la libertad desde las sinuosas pendientes de California. Pero no sólo eso. Que resuene la libertad desde la Montaña de Piedra de Georgia. Que resuene la libertad desde la Montaña Lookout de Tennessee. Que resuene la libertad desde cada colina y cada topera de Mississippi. Desde cada ladera de montaña, ¡que resuene la libertad!

"Y cuando esto suceda, cuando dejemos que resuene la libertad, cuando dejemos que suene desde cada poblado, y desde cada caserío, desde cada estado y desde cada ciudad, seremos capaces de agilizar aquél día cuando todos los hijos de Dios, hombres negros y hombres blancos, judíos y gentiles,9 protestantes y católicos, podremos ser capaces de unir nuestras manos y cantar con las palabras del viejo espiritual negro:

Libres al fin! ¡Libres al fin! ¡Gracias a Dios Todopoderoso, somos libres al fin!" 10


Referencias históricas y alusiones bíblicas:
  1. Abraham Lincoln
  2. “…el llanto puede durar toda la noche, pero a la mañana vendrá el grito de alegría.” (Salmos 30:5)
  3. Sostenemos que estas verdades son evidentes: que todos los hombres están creados iguales; que están dotados por su Creador con ciertos derechos inalienables; que entre éstos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad; que para garantizar estos derechos se instituyen entre los hombres los gobiernos, que derivan sus poderes legítimos del consentimiento de los gobernados; que en el momento en que una forma de gobierno se haga destructora de estos principios, del pueblo tiene el derecho a reformarla o abolirla e instituir un nuevo gobierno que base su fundación en dichos principios y a organice sus poderes de tal la forma en la que les parezca ofrecer mayores probabilidades de alcanzar su seguridad y su felicidad” (Extracto de la Declaración de Independencia de Estados Unidos, 1776).
  4. Pero corra el juicio como las aguas, y la justicia como impetuoso arroyo.” (Amós 5:24)
  5. “…En el mundo tendréis aflicción (o tribulación); pero confiad, Yo he vencido al mundo.” (Juan 16:33)
  6. Voz del que clama en el desierto: Preparad el camino del Señor, enderezad calzada en la soledad a nuestro Dios. Todo valle será levantado, y todo monte y collado será abajado; y lo torcido será enderezado, y lo áspero será allanado. Y se manifestará la gloria del Señor, y toda carne juntamente la verá; porque la boca de Jehová ha hablado.” (Isaías 40:4-5)
  7. Todo valle será llenado, y se bajará todo monte y collado; y lo torcido será enderezado, y los caminos ásperos serán allanados. y toda carne verá la salvación de Dios.”  (Lucas 3:5-6)
  8. My Country, 'Tis of Thee” (1931), canción escrita por el ministro bautista  Samuel Francis Smit
  9. Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.” (Gálatas 3:28)
  10. Free At Last” (Libre al fin) fue un espiritual negro escrito por J. W. Work. Los espirituales negros eran canciones religiosas compuestas por afroamericanos que, en la época  de la esclavitud estadounidense, expresaban así su profundo anhelo por la libertad.
*Traducido especialmente para Creyentes Intelectuales .blogpost.com
(en vista de la falta de referencias y deficiencias en las traducciones que rondan en Internet).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...