martes, 30 de julio de 2013

Christian B. Anfinsen: "Dios explica nuestra existencia"

Christian Boehmer Anfinsen (1916–1995) fue un bioquímico estadounidense de descendencia noruega, cuyas principales aportaciones incluyen estudios sobre la enzima ribonucleasa y un postulado conocido como el "dogma de Anfinsen" en la biología molecular

Sus estudios sobre la ribonucleasa concernían la conexión entre la secuencia de aminoácidos y su conformación biológicamente activa. Más tarde dio a conocer la hipótesis termodinámica, la cuál enuncia que en las pequeñas proteínas globulares, la estructura se determina sólo por la secuencia de aminoácidos de la proteína.

Siendo graduado de la Universidad de Pennsylvania, en 1939 se unió a la Fundación Americana-Escandinava, y en 1943 terminó un Doctorado en la Unidad Médica de la Universidad de Harvard, donde más tarde sería profesor de bioquímica, entre otros institutos.
Enzima humana, por WillowW

En 1972 fue galardonado con el Premio Nobel de la Química por su trabajo sobre ribonucleasa, especialmente enfocado a la relación entre la secuencia de aminoácidos y la conformación biológicamente activa." 

En una ocasión se le preguntó al bioquímico: "Muchos científicos prominentes - incluyendo Einstein y Planck - han considerado el concepto de Dios muy seriamente. ¿Cuáles son sus pensamientos sobre el concepto de Dios y de la existencia de Dios?." Anfinsen respondió:
"Creo que sólo un idiota puede ser ateo. Debemos reconocer que existe un poder incomprensible o fuerza con la previsión y conocimiento ilimitado que inició el universo entero en primer lugar." (Anfinsen, citado en Margenau y Varghese, 'Cosmos, Bios, Theos", 1997, 139) .
El Profesor Anfinsen también escribió lo siguiente para la compilación de la antología científica 'Cosmos, Bios, Theos' (1997):
“Adjunto una cita favorita de Einstein que está de acuerdo casi por completo con mi propio punto de vista. El mismo Einstein dijo una vez que La más bella y profunda emoción que podemos experimentar es la sensación de lo místico. Es la sembradora de toda ciencia verdadera. Aquél a quien esta emoción le resulta extraña, que ya no puede encontrarte extasiado con asombro, es como si estuviera muerto.' Esa convicción profundamente emocional de la presencia de un Poder Racional superior que es revelado en el incomprensible universo, forma mi idea de Dios’.” (Anfinsen, as cited in Margenau and Varghese, ‘Cosmos, Bios, Theos’, 1997, p. 140)
De acuerdo con su esposa,  Libby Anfinsen, a Christian le gustaba tanto dicha cita que llegó a repartir copias de ella a sus conocidos. (Libby Anfinsen, 1995).

En su carta de 28 de marzo 1989 al Prof. Henry Margenau (compilador de la antología científica 'Cosmos, Bios, Theos'), Anfinsen escribió:
Gracias por su carta del 13 de marzo y sus amables palabras sobre mi pequeña contribución a su antología. Puedo pensar en algo más que añadir a mi último punto que tiene que ver con la naturaleza de Dios y la existencia de Dios: Claramente, una entidad omnipotente, omnisciente, debe existir para explicar nuestra existencia.” (Anfinsen 1989)

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...