domingo, 28 de julio de 2013

Guillermo Marconi: "Orgulloso de ser cristiano

Guglielmo Marconi (1874–1937) fue un ingeniero e inventor italiano que inició con la transmisión de la radio a larga distancia, desarrolló la "Ley de Marconi" y un sistema radio-telegráfico pionero. 

A menudo se le acredita como uno de los inventores de la radio, la cuál fue posible gracias a la teoría completa del electromagnetismo desarrollada por James Clerk Maxwell.

Guglielmo, estudió en Florencia, y recibió el premio Nobel de la Física en 1909 "en reconocimiento a sus contribuciones al desarrollo de la telegrafía inalámbrica". Además fue presidente de la Accademia Nazionale dei Lincei, la Academia de Ciencias de Italia.

Es gracias a su obra revolucionaria que actualmente son posibles las comunicaciones electrónicas del mundo moderno

A pesar de que la ciencia jugaba un papel fundamental en su vida, para Guglielmo Marconi la fe en Dios era mucho más importante, y él no estaba apenado de ser cristiano y científico a la vez:
  “Cada paso que la ciencia hace nos lleva siempre nuevas sorpresas y logros, y sin embargo, la ciencia es como una luz débil luz de una linterna parpadeante en un bosque profundo y espeso, a través del cual la humanidad se esfuerza por encontrar su camino hacia Dios. 

Es sólo la fe la que puede llevar a la luz y servir de puente entre el hombre y el Absoluto. Me siento orgulloso de ser cristiano. Yo creo no sólo como cristiano, sino como un científico también. Un dispositivo inalámbrico puede entregar un mensaje a través del desierto. En la oración, el espíritu humano puede enviar ondas invisibles a la eternidad, las ondas que alcanzan su meta en frente de Dios..” (Marconi, citado en Popov 1992, 298).

Con respecto a la pregunta del origen de la vida, Marconi declaró la imposibilidad del cientifismo de responderla, declarando:
El misterio de la vida es ciertamente el problema más persistente jamás puesta en la mente del hombre. No hay duda de que desde la humanidad comenzó a pensarlo, se ha ocupado del problema de su origen y su futuro - que es, sin duda, el problema de la vida. La incapacidad de la ciencia para resolverlo es absoluta. Esto sería realmente aterrador, si no fuera por la fe.” (Marconi 1934).
La ciencia sola no puede explicar muchas cosas, y sobre todo, el mayor de los misterios - el misterio de nuestra existencia.(Marconi, citado en Morrow 1949, 14a).
Para Marconi, la ciencia verdadera era un acercamiento hacia Dios:
Cuanto más trabajo con los poderes de la naturaleza, más siento la benevolencia de Dios hacia el hombre, entre más cerca estoy a la gran verdad de que todo depende del Eterno Creador y Sustentador, más siento que la así llamada ciencia, con la que estoy ocupado, no es más que una expresión de la Voluntad Suprema, que tiene como objetivo acercar a la gente entre sí con el fin de ayudarles a comprender mejor y mejorar.” (Marconi, citado en Maria Cristina Marconi 1995, 244).
Guglielmo habló de fe en el poder de la oración:
Creo que sería una gran tragedia si los hombres perdieran su fe en la oración. Sin la ayuda de la oración quizás yo hubiera fallado en lo que he tenido éxito. Al permite alcanzar lo que he hecho, Dios ha hecho de mí un mero instrumento de Su voluntad, por la revelación de Su propio poder Divino.” (Marconi 1942, pp. 20-21).
En la carta a su esposa María Cristina, (Londres, 17 de marzo de 1927) Marconi escribió sobre la armonía trinitaria con la que Dios había formado el mundo:
G. Marconi; Nobel Foundation
Sé lo mucho que amas y aprecias la hermosa naturaleza - la expresión de la Voluntad de Dios - donde uno puede encontrar los valores eternos ideales: la Verdad, la Belleza y el Bien (y tú posees los tres). 

La unidad armoniosa de las causas y de las leyes forma una verdad, la unidad armoniosa de líneas, colores, sonidos e ideas forma la belleza, mientras que la armonía de las emociones y de la voluntad constituye lo bueno, lo que siendo la máxima expresión del Eterno y del Creador Supremo lleva al hombre al coronamiento y nos impulsa a buscar la perfección absoluta.” (Marconi, citado en Maria Cristina Marconi 1995, 260).
En una carta a su esposa María Cristina (París, 1 de Abril 1927) Marconi escribió: 
"No pienses que estoy desagradecido a Dios por Su bondad y por Su benevolencia, a quien le debo tanto, todo. Dios me ha dado este amor eterno y todopoderoso, y creo que Él lo ha hecho para mi propio bien y, me atrevo a creer, que también por el tuyo.” (Marconi, citado en Maria Cristina Marconi 1995, p. 248).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...